Saltar al contenido

El contrato de trabajo a tiempo parcial

Guía del contrato a tiempo parcial y inquietudes más usuales. Géneros de contrato y derechos del trabajador (vacaciones, pluses, forma del contrato, retribución, desempleo).

 

¿Qué es un contrato de trabajo a tiempo parcial?

Se cree que un contrato de trabajo es a tiempo parcial cuando se ha acordado entre el empresario y el trabajador, que éste va a prestar sus servicios en el transcurso de un número de horas cada día, por semana, al mes o aun al año, que estén bajo la día de un trabajador a tiempo terminado.

Por poner un ejemplo, si en un centro de trabajo hay usados que realizan tareas de cuidado de maquinaria a día completa durante 40 horas por semana, un usado a tiempo parcial podría ser aquel que efectuase el trabajo en estas situaciones:

  • Trabaja ocho horas al día, pero solo viernes, sábados y domingos (24 horas semanales)
  • Trabaja de lunes a viernes, igual que el trabajador a día completa, pero en vez de ocho horas cada día, está 4 horas diarias (media día, 20 horas por semana)

Para entender cuál es la día a tiempo completo, hay que consultar el convenio colectivo, o si no, lo regulado en lo que se refiere a jornada máxima legal.

Como vimos, el contrato a tiempo parcial hace referencia a la jornada laboral que realizará el trabajador, que está por debajo de la día normal o completa. 

A su vez, los contratos a tiempo parcial pueden ser sin definir o temporales.

 

Contrato a tiempo parcial indefinido y contrato a tiempo parcial temporal

Guía del contrato a tiempo parcial y dudas más usuales.   Tipos de contrato y derechos del trabajador (vacaciones, pluses, forma del contrato, retribución, desempleo).
El contrato a tiempo parcial (con una jornada laboral inferior a la completa), a su vez se puede celebrar como contrato indefinido o como contrato a tiempo parcial.

Un contrato a tiempo parcial puede ser indefinido. Los contratos indefinidos, asimismo populares como “contratos fijos”, son aquellos en los que no se establece una fecha concreta para su finalización.  Se supone que la contratación del trabajador se marcha a sostener a lo largo del tiempo, de forma continuada y periódica.

Los contratos a tiempo parcial también tienen la posibilidad de ser temporales, en el momento en que aparte de tener una jornada bajo la frecuente, establecen una fecha o un momento preciso en el que concluirán.   Hay distintos géneros de contratos temporales, según la causa que los justifica, como enseñamos en esta guía. Probablemente halla contratos a tiempo parcial en todas las modalidades de contratos temporales, salvo en el contrato de formación y estudio, que ha de ser siempre y en todo momento a jornada completa.

 

Forma del contrato a tiempo parcial

El contrato a tiempo parcial debe realizar siempre y en todo momento por escrito, el modelo oficial establecido. Es muy importante que en nuestro contrato se indique el número de horas ordinarias de trabajo cada día, a la semana, al mes o por año contratadas y su distribución.  Si no se respeta esta obligación, podría considerarse que el contrato es a jornada completa, si el empresario no es capaz de demostrar el carácter necesariamente parcial de la jornada efectuada .

El trabajador debe recibir una imitación de su contrato de trabajo y la empresa tiene la obligación de comunicarlo al Servicio Público de Empleo en el plazo de 10 días desde la contratación.

En la página web del Servicio de Empleo se pueden descargar los distintos modelos oficiales de contrato de trabajo (link) y dentro de cada uno, elegir la opción de contratación a tiempo parcial.

 

Derechos del trabajador a tiempo parcial son exactamente los mismos que en la jornada completa

Los trabajadores a tiempo parcial tienen exactamente los mismos derechos que los trabajadores a día completa.  No probablemente halla discriminación. Eso si, los convenios colectivos y la normativa legal regulan que algunos de esos derechos se disfruten de manera proporcional a las horas trabajadas.

 

El estafa en los contratos a tiempo parcial

Cada vez es mayor el número de contratos a tiempo parcial que se celebran. La propia Inspección de Trabajo y los sindicatos, detectan que hay un estafa cada vez mayor en las contrataciones de este género.  Muchas compañías contratan a trabajadores a tiempo parcial para justificar legalmente su alta, pero en la realidad, el trabajador desarrolla su día a tiempo completo, recibiendo una parte de la remuneración “en negro”.

Para el trabajador todo son desventajas en esta situación.  Como enseñamos mucho más adelante, sus cotizaciones y posibilidades se hacen en función a la base de cotización a tiempo parcial, de modo que en el caso de desempleo, baja por incapacidad, o jubilación, las posibilidades que va a recibir el trabajador van a estar reducidas dependiendo de la parcialidad.   Todo cuanto el trabajador cobra “en B” no repercutirá en el derecho a recibir prestaciones.

En caso de que se produzcan estas ocasiones de fraude, hay distintas maneras de denunciarlo (ante la Inspección de Trabajo, en el buzón de demandas anónimas de fraude labora, o ante los Juzgados de lo Social).

 

Inquietudes mucho más usuales sobre los contratos a tiempo parcial

 

¿Se tienen la posibilidad de hacer horas poco comúnes en un contrato a tiempo parcial?

Los trabajadores a tiempo parcial no tienen la posibilidad de realizar horas extraordinarias, a menos que sean como consecuencia de una situación de fuerza mayor (por servirnos de un ejemplo un incendio, un problema grave en el sistema de producción, un hecho imprevisto e imprevisible que puede perjudicar dificultosamente a la compañía, etc).

Lo que si pueden realizar son las llamadas “horas complementarias”, que deben ser voluntarias y pactadas entre el empresario y el trabajador.

 

¿Tengo derecho a vacaciones con un contrato a tiempo parcial ?

Si. El trabajador a tiempo parcial tiene derecho a exactamente los mismos días de vacaciones que el trabajador a jornada completa. Como es lógico, serán pagadas con la misma proporción de parcialidad con que está trabajando.  En este artículo enseñamos todos los casos que se pueden dar: trabajo a tiempo parcial y vacaciones.

 

¿Puedo cobrar el paro y trabajar a tiempo parcial ?

En el momento en que se está cobrando la prestación contributiva, un subvención por desempleo o una asistencia extraordinaria, es posible trabajar a tiempo parcial sin dejar de sentir la ayuda, eso si, se reduce de forma proporcional el importe de la asistencia económica que se recibe. Cada prestación tiene un sistema particular para compatibilizarla con el trabajo, y lo examinamos aquí:  de qué forma cobrar el paro y trabajar a tiempo parcial.

 

¿Puede obligarme la compañía a pasar de un contrato a tiempo completo a  uno a tiempo parcial?

Esta duda es muy frecuente, pues muchas empresas intentan reducir gastos en ocasiones de crisis reduciendo la jornada a sus empleados.  La normativa protege al trabajador, de manera que la compañía no puede cambiar el contrato de tiempo completo a tiempo parcial sin que el trabajador esté de acuerdo.  Hay ocasiones inusuales, como el caso de los Expedientes de Regulación de Empleo, que tienen  una regulación particular.

Todos los presuntos, problemas y derechos del trabajador ante este cambio de contrato lo vimos en el producto “Cambio de un contrato a jornada completa a uno a tiempo parcial”

 

¿Me perjudica un contrato a tiempo parcial en el momento de cobrar el paro?

Si, puede dañar y bastante. Perjudica al importe que se va a cobrar, tanto en la prestación contributiva por desempleo, como en los subsidios, que desde la reforma laboral de 2012 se cobran “parcializados” en exactamente la misma proporción que el último contrato que tuvo el trabajador antes de pedirlo.  Este problema es muy grave y hemos anunciado un artículo con un título bastante descriptivo:  “La manzana envenenada de los contratos a tiempo parcial”.   Pienso que es indispensable leerlo detenidamente si la mayoría de tus cotizaciones son a tiempo terminado y te estás planteando empezar a trabajar a tiempo parcial.
 
Otros productos relacionados

Recomendaciones en el momento de firmar un contrato de trabajo
Guía para entender la nómina